Mariola Sanabria


Soy creativa de vocación y una apasionada de la moda y costura desde que tengo uso de razón, creo que cosí mi propio cordón umbilical…

Nací en Mataró, Barcelona, una ciudad donde casi el 90% de toda la población trabajaba en la fabricación de prendas de vestir (incluyendo mi familia) de modo que la confección de prendas ha estado muy presente en toda mi niñez.

A mis 7 años de edad hice mi primer vestido, no sin antes haber tuneado algún que otro pantalón y camiseta…

 En casa de mi abuela siempre había restos de telas que traían mis tías de las fábricas donde trabajaban, un día llegó  un trozo muy especial, pues era dorado. Coincidía  con los carnavales y yo quería un vestido de princesa así que me apropié de ella sin pensarlo. Bajo las palabras de mi abuela -¿que irás a hacer con eso?-

 Cuando llegué a casa y tuve ocasión puse la tela doble encima de una mesa, me tumbe encima y le pedí a mi hermano que cortara la tela alrededor de mi cuerpo, después las cosí a mano juntas y  así creé mi primer vestido, aunque luego no podía ponérmelo pues no había contado con los centímetros de los costados…

Durante mi adolescencia, seguí vinculada a la moda y creación de prendas  ya que mi primer trabajo (durante un verano) fue en una fábrica textil. A los 16 años cursé peluquería y estilismo, mundo en el que trabajé durante 3 años. Después fue cuando mi madre se trasladó a vivir a Málaga donde al poco tiempo de instalarnos conseguí el trabajo de mi vida en aquel momento, dependienta de una tienda de moda. En la que estuve ocho años trabajando, cuyas colecciones más actuales en tendencias urbanas seguían alimentando mi deseo de crear mi propia colección años más tarde.

Antes de eso hice mis pinitos  en el mundo de las terapias naturales, y aunque fascinada por este, LA MODA  seguía siendo mi gran pasión a la que dedicaba todo mi tiempo libre…

En 2006, por fin empecé a dedicarme de lleno y dar rienda suelta a mi pasión,  empezando por confeccionar mi propio vestuario.

 Y fue en Ibiza donde me di cuenta de que mis prendas llamaban la atención  y  mi estilo al elegir un tejido para un vestido más también el diseño adecuado para cada fiesta se hacía atractivo para las personas que me veían con el puesto.

Un día estando en una fantástica fiesta en un "Beach Club" de la WHITE ISLAND  se me acercó una chica porque le había gustado mi faldapara preguntarme donde la había comprado pues quería ir a comprar una igual, a lo cual respondí que eso era imposible porque la había confeccionado yo misma y solo existía esa que estaba viendo. Todavía recuerdo su decepción a lo cual reaccionó rápido (instinto de capricho supongo) y me dijo: pues ¡Te la compro! ¿Cuánto quieres?

No pude decirle que no, de modo que se la vendí (menos mal que tenía otra prenda en mi maxi bolso, muy recomendable en Ibiza)

Al día siguiente Ella contactó conmigo pues sus amigas estaban interesadas en comprar mis prendas, las visité en su hotel y me compraron casi todo lo que llevaba! y así ocurrieron más anécdotas parecidas. Cada vez que asistía a alguna fiesta en Ibiza o Marbella llevando puesto uno de mis diseños, no dejaban indiferente  a nadie inclusive los chicos se interesaban para saber dónde podían comprarlo para sus chicas.

Fue muy gratificante para mí darme cuenta de que podía ganarme la vida con lo que más me apasionaba hacer…diseñar prendas de vestir.

 A mi vuelta de esas significativas vacaciones me inscribí en Academia Jalón, Escuela de Alta Costura, Diseño y Patronaje en Málaga, donde pude aprender a desarrollar y dar forma a todas mis ideas. Y así poder vender  mis colecciones (hasta ahora) en fantásticas boutiques de las mejores zonas de Ibiza, Marbella y Los Angeles CA